sábado, 28 de noviembre de 2015

“El 95% de los blogs son abandonados antes de un año”

La razón es muy simple: desarrollar un blog que consiga un cierto público es una tarea que dura un tiempo. Generalmente, despegar de verdad tardará más de un año.
Si vas por el buen camino, antes ya te irán llegando señales positivas que te hacen ver que vas bien, como lo son un crecimiento quizás modesto, pero constante, de tus visitas, que empiezas a aparecer en Google, que vas ganando suscriptores en tu lista de correo, etc.

Son cosas pequeñas, pero suponen un chute de motivación grande que te dará fuerza para seguir. Y así entrarás en un ciclo virtuoso de pequeños éxitos y motivación para seguir trabajando en el desarrollo de tu proyecto.
Pero si no vas por el camino adecuado, estas señales no llegan y ante esto la mayoría de las personas abandonarán por aburrimiento, frustración y cansancio.

Por eso es tan importante centrar el tiro bien desde el principio, para no entrar en esta espiral de desmotivación.

Las dos condiciones fundamentales que necesitas cumplir para que esto no te ocurra a ti son:
  1. Tener pacienciaperseverancia y capacidad de trabajo. Esto ya depende casi al 100% de ti, podemos intentar motivarte para darte un empujón, pero poco más.
  2. Ser capaz de idear un proyecto viable, que tenga sentido e ir tomando las decisiones correctas a lo largo de su desarrollo para consolidar así un proyecto que funcione. En esto te podemos ayudar porque esto se puede aprender perfectamente.

Con la visión clara por la que empieza toda historia de éxito y el resto es imposible de conseguir si ese primer paso te falla. Sin una visión clara, serás como un barco sin rumbo que nunca llegará a ninguna parte, tomando acciones y decisiones sin saber a dónde quieres llegar realmente.
Y esto lo podemos llevar perfectamente al terreno de tu blog.

Si quieres que el trabajo en tu blog no sea un tiempo tirado a la basura, también necesitarás lo primero desarrollar una buena visión de tu proyecto y, sobre todo, una visión que tenga sentido y pueda realmente funcionar. La bueno de esto es que nunca es tarde para hacerlo, aunque ya tengas tu blog en marcha.
Por eso son tan importantes cosas como descubrir cuáles son tus verdaderos talentos y pasiones, cómo convertirlos en una temática que tenga sentido para desarrollar en un blog, como encontrar un buen nombre para tu blog, saber definir cuál es el público al que te interesa dirigirte, cómo diferenciarte de tu competencia, etc.