lunes, 31 de agosto de 2015

¿Cómo modifican nuestro cerebro los smartphones?


Aunque los smartphones se están convirtiendo en una gran forma de destrozar eventos sociales (podemos ver una gran cantidad de cabezas agachadas mirando a su smartphone en lugar de charlar como sería lo normal), parece que hay alguna que otra cosa positiva en su uso, al menos en cuanto a nuestro cerebro se refiere. Al menos, por el momento, sabemos que las radiaciones móviles no nos hacen daño alguno como se especulaba. Veamos hoy cómo modifican nuestro cerebro los smartphones.

Los smartphones reorganizan la estructura cerebral
Como ya os contaron nuestros compañeros de Omicrono, un estudio del pasado 2014 afirmó que el uso regular de las pantallas táctiles de los smartphones aumenta la actividad cerebral, gracias al uso de los dedos pulgar, índice y medio. En comparación a la generación anterior de móviles (antes de los smartphones), los usuarios de pantallas táctiles demostraron tener un sentido del tacto mucho más sensible, según las imágenes de actividad cerebral. De hecho, la actividad cortical cerebral aumentaba proporcionalmente al uso del teléfono, y el dedo pulgar destacó por ser el que mayor sensibilidad demostró.
Eso sí, cabe destacar que no había relación entre la estructura cerebral y los años de uso de un smartphone. Por lo visto, los cambios observados ya empiezan a producirse tan solo unas semanas después de empezar a usar un teléfono de estas características, demostrando la enorme plasticidad y capacidad de adaptación cerebral de la que disponemos según las circunstancias.