martes, 9 de mayo de 2017

El poder de las redes sociales para tu empresa


Si estás comenzando un negocio, ten en cuenta que puedes conseguir, tomando a Facebook como ejemplo, de 1.000 a 10.000 Likes (o “Me Gusta”) en pocos días, dependiendo de los recursos de los que dispongas para invertir en publicidad,  y del profesional que está a cargo de la gestión de tus Redes Sociales.

¿Sabes cuál es la persona que tiene la mayor habilidad para captar la atención? El cliente insatisfecho. Hoy en día existen webs en los que el consumidor insatisfecho consigue, con relativa rapidez, acabar con la reputación de una empresa exitosa.

Hoy en día, lo más importante es el alcance que tu marca tiene en las redes sociales. El tiempo entonces ya se vuelve irrelevante, considerando que puedes conseguir 10.000 Likes en 1 día o en 1 año, dependiente de tus habilidades y presupuesto. De esta forma, se puede decir que el dinero es tiempo (el tiempo que ahorras en conseguir el alcance que necesitas para garantizar el éxito de tu marca) y los “Me Gusta” son dinero (considerando que a más Likes, más fans para tu marca).

Existen muchos beneficios que puedes obtener si aprendes a utilizar una red social a tu favor.

A continuación te contamos algunos:

Valorización de tu marca
Estar en Internet es importante. Si tienes presencia en el mundo virtual consigues comunicar al público los valores de tu marca, los beneficios de tu producto, los diferenciales de tu negocio, lo que creas que pueda valorizar el nombre de tu marca y, a largo plazo aumentar las ganancias.

Incremento en las ventas
Puedes vender tu producto a través de tu página en Facebook, por ejemplo, usando aplicaciones de e-commerce. De esta forma, no necesitas llevar a tu consumidor de Facebook a tu sitio web. El usuario busca agilidad. Es preferible comprar el producto en Facebook, haciendo click en un botón e ingresando los datos para realizar el pago, que tener que ingresar a un link en el post de Facebook, ser direccionado a la web de la empresa, registrarse, buscar el producto nuevamente y, finalmente, hacer click en el botón e ingresar los datos para el pago. Por más que ese “ciclo” sea lo más corto posible en el sitio web de la empresa, el poder comprar directamente a través de la red social es más rápido aún. Por lo tanto, tienes un nuevo canal para vender tu producto / servicio y la rapidez de este medio te asegurará la compra de esos clientes.

Atención al cliente
Los perfiles en las redes sociales terminan siendo, aún sin pretenderlo, canales de atención al cliente. En definitiva, el cliente que te sigue en Twitter, por ejemplo, puede terminar respondiendo uno de tus tweets con algún tipo de reclamo o elogio. Si fuera un elogio, genial: el cliente terminó contando cuán maravilloso es tu negocio a toda su lista de seguidores (y a los tuyos también). Y, si fuera un reclamo, genial también: tienes la oportunidad de responder rápidamente, antes que el reclamo sea compartido millones de veces y la magnitud de ese pequeño tweet genere una gran crisis para tu empresa. Si respondes con creatividad, hasta puedas lucrar con eso y fidelizar a aquel usuario que abrió la boca.