martes, 20 de octubre de 2015

Desventajas de las Redes Sociales que debes conocer

Las distintas redes sociales como Facebook, Twitter, Google Plus,Youtube, etc son utilizadas por millones de personas alrededor del mundo. Hay tantas maneras de usar las redes sociales que, como todo en la vida, surgen ventajas, pero también una serie de desventajas con las que hay que tener cuidado.

La mayor parte de las desventajas de las Redes Sociales proceden de un uso fraudulento o una mala configuración de los perfiles sociales, que muchas veces hace brillar la falta de formación o experiencia en la gestión del social media por parte de empresas, marcas y particulares. 

Carecen de conexión emocional

¿No habéis discutido alguna vez con un amigo o familiar porque hace tiempo que no os veis y habéis acabado enviando un mensaje a través de las redes sociales? En ocasiones hay cosas que son muy difíciles de decir a la cara, por lo que se opta por un mensaje de texto. El lado negativo de esto es que no llegas a saber al 100% si la otra persona realmente siente pena por no haberte visto antes. La calidad de una conversación dentro de los medios sociales es muy mala, porque no puedes sentir la emoción o entusiasmo de la otra persona.

Suplantación de la identidad

Esta es una de las desventajas de las redes sociales más importantes y a la que hay que prestar especial atención. Existen usuarios que, con fines delictivos, suplantan la identidad de otros usuarios dentro de la red social con el objetivo de entablar una amistad y ganarse tu confianza, para luego chantajear por diferentes motivos. 

Crean una imagen sesgada de tí mismo

Es muy habitual mentir sobre uno mismo y convertirte en algo que no eres. Hay muchos usuarios que sólo publican fotos “perfectas” o las buenas noticias. Es más raro encontrar publicaciones de cuando una mascota muere, cuando alguien que amamos nos deja o cuando perdemos el trabajo. Es preferible compartir lo positivo que la mala noticia que nubla nuestra vida. Todos desarrollamos esta imagen perfecta de nosotros mismos.

Hacen peligrar seriamente el “Cara a Cara”

Una gran ventaja de las comunidades sociales tiene un efecto inverso que es también una gran desventaja de las redes sociales: reducen o eliminan la socialización cara a cara. Debido a la autonomía que ofrece el mundo virtual, los individuos son libres de crear un personaje de fantasía y pueden jugar a ser otra persona.
Es difícil decir que no, ser grosero o ignorar a alguien cuando le estás mirando directamente a los ojos. Es increíblemente fácil dejar de ser amigo o dejar de seguir a cualquier usuario, y no hablo de bloquear o cerrar una conexión. Un solo click del ratón y tus problemas terminan ¿Fácil no?. Desafortunadamente, esta característica de la socialización online no ofrece a la gente la oportunidad de aprender a resolver los conflictos en el mundo offline.

Hacen perder mucho tiempo

Existen algunos estudios que prueban que las redes sociales pueden ser una pérdida de tiempo que puede llegar a absorber el 17% del tiempo que dedicas a navegar por Internet. Una de los resultados de esta pérdida de tiempo es la bajada de productividad. Si bien es cierto que parte de ese tiempo puede estar usándose en alguna actividad comercial, profesional o de marketing, también es cierto que es muy fácil distraerse y terminar consumiendo ese tiempo tan valioso en juegos, chats u otras actividades no relacionadas.

Ocasionan problemas de privacidad

Las redes sociales son una herramienta de ocio muy completa que ha de utilizarse con criterio y sensatez. La total despreocupación (fruto de no conocer el potencial que tienen en relación a cualquier clase de circunstancia) puede conducir a cometer errores de mayor o menor gravedad. Uno de los aspectos a cuidar y tener en cuenta, que además es polémica desde hace tiempo, es el de la privacidad de los usuarios que conforman cada red social.
Se entiende por privacidad el nivel de protección de que disponen todos los datos e informaciones que una persona introduce en una red social, en cuanto al grado de accesibilidad a ellos que otros usuarios o internautas pueden tener. La mayoría de comunidades sociales y plataformas 2.0 ofrecen distintas opciones relativas a esta función, mediante las cuales puede configurarse la privacidad general de la cuenta. De este modo, al titular de la misma se le otorga la potestad de decidir qué quiere compartir con el resto de usuarios de la red social o de Internet, además de la posibilidad de modificar estos parámetros de seguridad en cualquier momento.
Por lo general, se establece una distinción básica entre aquellos usuarios que tienen cuenta y los que no, y dentro de los primeros, entre los que forman parte de nuestra lista de contactos -o de la de alguno de ellos- y los que no tienen vínculo alguno con nosotros. Las redes más completas, como Facebook, permiten ajustar la privacidad de un modo muy focalizado (en el caso de ésta, por ejemplo, cada vez que se escribe un comentario o post en el perfil propio) y por otra parte amplio, como es el caso de la opción de no ser indexado por ningún motor de búsqueda, interno o externo.
Es preciso ser cuidadoso con la cantidad de información que se pone a disposición de los demás y habilitar acceso a ella, en la medida de lo posible, sólo a los usuarios que consideramos contactos o amigos. Han aparecido varias noticias en los últimos meses sobre personas que habían perdido su empleo u otras posesiones por un comentario desafortunado en Facebook o Twitter que acabó llegando a oídos (ojos, mejor dicho) de quien no debía. Para evitar esto, además de configurar la privacidad adecuadamente, es necesario conocer los rudimentos de la red que se está usando y no abusar de las secciones de lectura pública (la mayoría dispone de un servicio de mensajería privada para asuntos de esta índole).