viernes, 28 de agosto de 2015

Más no significa un mejor contenido.

El ruido y el caos que existe online demuestran que el problema real no es la escasez de contenidos, sino encontrar el que realmente se ajusta a nuestras necesidades, por lo que el verdadero desafío es desarrollar una estrategia que permita a sus beneficiarios aprovecharse de ella.
Por mi experiencia, los pequeños negocios no tienen por escrito un proceso de ventas, lo que me hace dudar mucho que tengan un plan de contenidos que les lleve a conseguir clientes. Por desgracia, si lo que queremos es vender, hacer marketing o activar el servicio de atención al cliente, la táctica suele ser la del Más: más contenidos, más llamadas o más actualizaciones en redes sociales. Y lo mejor es que esperamos que dé resultado.
Hay tantas formas de desarrollar estrategias de crecimiento como empresas existen. Lógicamente, el punto de partida es el cliente¿Sabes lo que quiere y cómo ayudarle? Si es así, construye tu estrategia de contenidos en torno a él para captar su atención y decirle que le podemos ayudar, y luego, usar los medios sociales para crear una relación con él. 

Este debe ser el proceso de tu marketing social y digital.
Algo muy obvio es que el contenido es el elemento que  impulsa el marketing social, por lo que el comienzo de tu estrategia de contenidos debe ser responder a tu comunidad. Puedes tener el mejor contenido del mundo, pero no existe si los usuarios no son conscientes de que lo tienes, y aquí es donde los medios sociales entran en juego.
A veces unas pocas palabras activan pensamientos y generan ideas innovadoras, y, puedes hacerte algunas preguntas para ayudarte, como por ejemplo estas:
¿Qué quieres que sientan al leerte? ¿Hacemos contenido de marca o una marca de contenido?¿Nos enseña a usar nuestros productos?
Hagas lo que hagas, no olvides que el contenido es la moneda de cambio.
Si necesitas ayuda para llevar tus Redes Sociales, contacta con nosotros: www.dune-publicidad.info